Al otro lado del pequeño valle al que observo desde mi ventana, hay un collado, en el que se generan una serie de corrientes térmicas. Lo curioso es que siempre que llueve y hay un rayo de sol, me pintan entre todos estos colores y me deslumbran.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s