Misógino ¿y que otra cosa se puede ser?

Cuando un residente de familia entra en contacto conmigo siento un escalofrío que me inmoviliza, pero si además es mujer el escalofrío es además temblón.

Una residente que comenzó en el 2005, es decir en la actualidad es R-3 en el programa nuevo de 4 años está a punto de debutar por año y medio en AP, ha leído este blog y ha considerado colocar un link en el suyo, para que sus lectores puedan acceder al mío si lo consideran oportuno. En lógica correspondencia, por el detalle que agradezco, he decidido hacer lo mismo con el suyo.
Antes he visitado su blog y ya ha resultado toda una provocación, porque estas gentes jóvenes siempre me provocan, siento un impulso incontenible por abrirles la cabeza y ver que hay dentro.

He de adelantar que desde que ya no me para la Benemérita en los controles, me enamoro de todas ellas.

Su presentación es muy estética, una foto en blanco y negro que descubre una parte de su cara, como quien mira desde el umbral de su puerta sin querer ser descubierta, diría que es insinuante, pero sin querer descubrirse en el completo de la extensión y sin embargo invitando a que la descubran.

Sus contenidos son una serie de relatos de experiencias y vivencias, muy comunicativas, lo que me hace pensar en su capacidad de asombro; revelan un gusto por su profesión y esto me duele, reparará que aunque parece mucho tiempo el que pasa en el centro de salud, este es igual al que pasa en el servicio de urgencias, si solo hace 4 al mes o que tal vez en su centro de salud no haya un espacio físico próximo al de su tutor, pero donde ella pueda ejercitar sus gustos. Parece una simpleza pero aparecerán las frustraciones.

¡En fin! que cuando llegue habrá que plantearse, como siempre, empezar por el principio y este no es otro que presentarse y para empezar descubrirle que está ante un misógino irredento, en segundo lugar que en esta vida hay pocas cosas importantes entre las que para mi destacan, mi lugar en la mesa, mi sitio en el sofá y el permiso para utilizar mi inodoro. Todo esto lo aprendí de mi rotwailer, el resto de cosas no son mas que para buscarle la vuelta y no parar de reírse, de lo propio y de lo ajeno. Para entrar en detalles, le diré que no soy una persona ordenada, que por el contrario el caos es mi medio natural, que no se asombre de lo que vea u oiga y que la informatización de historias se utiliza como un plumero para quitar el polvo, solo para guardar apariencias.

Después ella no dirá nada.

[[[[[Tomado de Wikipedia:…………… Los misóginos creen que el hombre se debe liberar totalmente del género femenino y por consiguiente llevar una vida generalmente basada en celibato y casi en un estado de ascesis. Arthur Schopenhauer, uno de los más grandes filósofos del siglo XIX, expresa su misoginia de esta manera:

[…] cuanto más noble y perfecto es un ser, más tardo y lento es en llegar a la madurez. Un hombre difícilmente llega a la madurez de su potencia razonadora y sus facultades mentales antes de los veintiocho años, mientras que una mujer lo hace a los dieciocho […]

La misoginia nunca ha sido aplicada a sociedad alguna. Casi todos los estatutos de vida han sido complementos de una sociedad machista y no como tal misogínica. De ahí la crítica de la mayoría de los filósofos misogínicos, entre ellos Schopenhauer y Nietzsche.

La misoginia tiene una raíz atada al pesimismo y la corriente misantrópica de la filosofía. La mayoría de misóginos tienden a la misantropía durada como tal por sentir no solo desprecio al género femenino, sino a la humanidad en total.]]]]]]

Cuando pasado un tiempo pregunte: ¿cómo que eres misógino?

Le contestaré que el concepto que tenemos del sexo contrario no obedece al concepto racional, global y abstracto, por el contrario es concreto, irracional, basado en el conocimiento que tenemos del sexo contrario y que se define en el concepto que tenemos de la primera, la madre, seguida de las del entorno, tías, hermanas, alguna amiga, la primera novia, la estable y su familia, cuñadas, suegras, en total no más de 20 mujeres, sobre ellas se desarrolla el concepto de mujer o de hombre en el caso contrario.

Nadie, en una conversación normal, reconocerá si le quisieron o no de niño, ni si sintió afecto por obligación, si quiso más a una tía que a su madre, ni si lo manipularon, para todo esto debe existir una dolorosa racionalización crítica de las realidades particulares. Por el contrario nos limitamos a repetir tópicos político-socialmente correctos, pero cada cual es capaz de recordar mejor o peor desde su más tierna edad, cada cual por tanto sabe lo que tiene.

Repara en que el aprendizaje es inmenso al principio y posteriormente se va ralentizando.

Y así transcurrirán los 18 meses.

En un momento determinado le gritaré: ¿¡¡¡Pero como es posible que te guste la novela de Noa Gordon “El Médico”!!!?

*.*Dedicado a una tal Isabel Arenilla R-3 de Familia o urgencióloga????

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s