¡….A JUGAAAAR!

Se ha hablado y comentado hasta la saciedad sobre el riesgo cardio-vascular de los diabéticos.

Se han utilizado desde los resultados de la población de Framingan, su validación a nuestra población en las tablas de Regicor, hasta la hipótesis de Hafner que afirmó razonadamente, que la condición de “diabetes” era equivalente a ser un paciente infartado a la hora de valorar sus riesgos c-v, por el contrario Evans no encontró esta relación tan categórica, etc.

El caso es que nos vemos impulsados a cuestionarnos, si todos los diabéticos deben llevar una estatina como parte de su tratamiento o todos deben ser antiagregados, estas afirmaciones desde la APs parecen excesivas.

Hay que destacar que aunque se conoce la Diabetes Mellitus (DM) como una enfermedad, sería mas fácil aplicarlo a la tipo 1 de origen auto inmune, 1A, que a la tipo 2, en la que la realidad nos dice que aunque el concepto puede ser uniforme, cada paciente manifiesta y se comporta de forma particular (la particularidad de los fenotipos en causas de origen multifactorial).

Lo anterior, junto a la falta de estudios que valoren el riesgo cardio-vascular en esta población, que a lo sumo se configuran como subpoblaciones en los estudios más generales, ayudan a que la desorientación y las dudas se mantengan.

Mientras se valida la regla de cálculo del riesgo c-v en la población diabética del U.K.P.D.S., en nuestra población española, veo conveniente empezar a jugar con ella para ir fijándose en el peso de las diferentes variables sobre el riesgo c-v en diabéticos y los progresivos cambios que se generan en función de ellas.
Esta calculadora se puede descargar desde, sin que su escaso peso represente ningún problema:http://www.dtu.ox.ac.uk/index.php?maindoc=/ukpds/

Además se puede descargar el documento justificativo de la calculadora y otros trabajos interesantes en la comparación de tablas de riesgo (Pinchar “published” y después U.K.P.D.S. 56 del 2001).
http://www.dtu.ox.ac.uk/index.php?maindoc=/ukpds/

Lo primero que debemos hacer es ajustar la calculadora a las unidades que utilicemos, para ello abrir “options” y hacer la corrección, también debemos aprovechar para elegir el tiempo en años al que queremos que nos calcule el riesgo, después podemos cerrar “options”.

En vacío, a primera vista, lo que llama la atención es que nos calcula los riesgo tanto cardiaco como cerebral, ambos en sus aspectos “mortal” y “no mortal”. La imagen es muy plástica por los colores desde el verde al rojo, pero se debe de hacer hincapié en que lo válido es la cifra del riesgo mas que la situación en el color.

La primera variable es la edad, por lógica ligada a la probabilidad de sufrir un accidente c-v y no modificable, por sí misma tiene un valor independiente.

La segunda es el tiempo de evolución, en años, de la diabetes, esta variable irá adquiriendo mayor peso a medida que vayan pasando los años.

La tercera es el sexo, También como variable independiente y no modificable, en la que podremos valorar el grado de protección y si esta es real o no, de la época premenopaúsica con la postmenopaúsica.

La cuarta es, llamando la atención, si el paciente tiene o no, fibrilación auricular, en realidad puede estar relacionado con que el paciente ya está anticoagulado.

Las diferencias étnicas las simplifica en tres grupos, blancos, afro-caribeños y asio-indios.

La condición de fumador también las simplifica a tres grupos ex-fumador, no fumador, fumador. Independientemente del nº de cigarrillos.

En la parte superior derecha se registran las constantes:

Hemoglobina glicosilada (HgA1c) en forma estandarizada (rango 4-6, media 5, DS 0,5)

Tensión Arterial, la sistólica en mmHg, con lo que no se requiere la utilización de fonendoscopio, la simple comprobación del reinicio del pulso tras su supresión en la braquial a la altura del corazón, es suficiente.

Colesterol total.
Colesterol HDL.

Estas dos últimas variables merecen un comentario, porque no menciona las LDL colesterol ni los triglicéridos. Si restamos el HDL-Colesterol al Colesterol total obtenemos el Colesterol No-HDL, en el que se incluyen todas las partículas que han demostrado aterogenicidad en el diabético y además se mantiene el HDL-colesterol como variable independiente, bien por alto, bien por bajo o normal.

Ya solo queda “Details” y ¡….a jugaaaar!

Es necesario tener en cuenta de que es válido para diabéticos sin complicaciones, ya que la presencia de las mismas modifica el riesgo.

Un aspecto destacable es que nos ofrece una visión global con la deducción de quien debe ser o no antiagregado o al que se le debe aconsejar una estatina.


Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diabetes. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡….A JUGAAAAR!

  1. Felicidades por tu blog.Yo también soy médico de Osakidetza y tengo un blog , mucho mas modesto y menos profundo, por cierto , ¿No crees que osabide debería incorporar mejoras para calcularte el riesgo cardiovascular , el colesterol ldl, el aclaramiento de creatinina, etc ..al tratarse simplemente de formulas matemáticas?doctordiabetishttp://doctordiabetis.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s