¡Otra vez más el azar vino al rescate!

Corrían los años en que la creencia principal en relación a las complicaciones de la diabetes, es que dependían de determinadas predisposiciones independientes de los niveles de glucemia, casi eran consecuencias inevitables e irreversibles.

Posteriormente apareció el famoso estudio DCCT americano, que vino a demostrar la hipótesis contraria, sobre unas pruebas sólidas, por las cuales identificadas las complicaciones en sus fases precoces, el control intensivo de los niveles de glucemia eran capaces de impedir la evolución e incluso se podía alcanzar la reversión de las lesiones.

¡Y todos lo dimos por bueno!

Este estudio tiene un antecedente curioso, por aquellos años el trasplante renal comenzaba a presentar buenos resultados, como el cardiaco de mandril o el riñón de cerdo, con la diferencia de que nuestro sistema nervioso de registro de lo propio, nunca los aceptaría de animal.

En las orillas del Mar Rojo, un Emir afectado de una insuficiencia renal precisaba un riñón para trasplante de forma imperiosa, así que se decidió que el primero de los histocompatibles sería para el Emir.

Realizado el trasplante y salvada la primera fase de funcionalidad, se pasó a controlar el rechazo, en aquella época se ratificaba la correcta evolución por biopsias y surgió la sorpresa, el donante presentaba una nefropatía diabética, luego el Emir era ahora un enfermo trasplantado con nefropatía diabética.

¿Quién le dice al Emir que hemos metido el cazo hasta el codo y que se carece de papel higiénico?

¡Y sin un puñetero médico de familia que le de la noticia y se lleve los palos!

El equipo interdisciplinario decidió callar y prosiguieron con las biopsias, apreciando que según pasaba el tiempo las lesiones y la función mejoraban hasta que llegaron a desaparecer.

Las hipótesis que se barajaron fueron múltiples, desde los corticoides hasta la intervención divina, por descendencia directa. Solo al final establecieron la posible relación entre el páncreas competente y la posible reversión de las lesiones.

También eran tiempos en los que cada afirmación se seguía de la pregunta ¿Dónde lo has leído?. En realidad como ahora.

¡Otra vez más el azar vino al rescate!

*.* Imagenes de DCCT y Pickup

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diabetes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s