Lección para los intransigentes.

Corrían los años de la transición, cuando llegué a mi destino, como Medico de A.P.D. interino en un pueblecito.
Llevaba como seis meses y reparé en que había derivado 6 abortos “espontáneos”, para realizar legrado.
Al cabo de un mes una de las pacientes se presentó en la consulta y desenvolvió de un paquete de “albal” un artilugio, que me confesó que utilizaban para provocar el aborto.
Tenía dos piezas, un tubito fino similar a un catéter grueso y una pera.
Me dije a mi mismo: “Algo está pasando aquí y no me estoy enterando, pero en cualquier caso seis son una barbaridad”.
Me plantee dos abordajes, por un lado dar charlas, a las mujeres en edad fértil, sobre los métodos anticonceptivos y por otro hablar con el cura.
El reverendo imponía por su sola presencia física, alto, delgado, culto y de sotana que destacaba aun más su pelo completamente blanco. Había realizado estudios en Comillas. Así que una tarde me dirigí a su casa y….:
M- Buenas tardes, soy Juan José Bilbao, el nuevo médico.
C- ¡Ah!. Me alegro de conocerle, ya he oído hablar de usted, yo soy Don Ramón.
M- Yo también me alegro y también he oído hablar de usted, siempre bien por cierto…
C-¿Qué le trae por aquí?
M- Pues verá, tengo algún problema que me gustaría compartir con usted.
C- Confieso por la tarde….
M- No, verá no soy creyente. Pero el tema que me trae es de suficiente entidad como para que lo compartamos.
C- Usted dirá.
M- Llevo seis meses y he atendido seis abortos, tal vez no todos hayan sido espontáneos. De hecho la semana pasada una paciente me enseñó el aparato que utilizan, porque lo comparten.
C- Sí, es un problema.

M- He pensado que se trata de un fracaso de los métodos anticonceptivos y tengo la intención de dar alguna charla a las mujeres sobre métodos anticonceptivos.
C- Pero ya sabe que nosotros….
M- No, no tengo intención de generar ningún tipo de conflicto y se perfectamente que las mujeres asisten a la iglesia y a sus actividades, por lo tanto….
C- Pero conocerá los principios que mantenemos.
M-También los conozco. ¿Pero le parece un problema?
C-Claro que me parece un problema y me agrada que lo comparta conmigo.
M- Bueno, a usted cuando se lo consultan que les dice.
C- Pues antes de que lo hagan, les digo que no lo hagan y trato de convencerles.
M- ¿Y después de hacerlo?
C- ¡Hombre! Después de hacerlo les doy la absolución.
Y entendí que Don Ramón, además de cura era sabio.
Dí mi charleta, conté con su apoyo y él con el mío, no hubo más abortos “espontáneos”.


Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ..con los pacientes. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Lección para los intransigentes.

  1. César dijo:

    Cuando abandonas tu tu retótica críptica eres un libro abierto de sabiduría concentrada. Gracias por hacer que cada mañana esté deseando ver tus nuevos post, y habla claro coño…

  2. Ernesto dijo:

    JJ siempre me ha recordado a Baltasar Gracian. No por el “hábito”, evidentemente, sino por su estilo literario, prolongación del conceptismo barroco al siglo XXI.Gracias por tus reflexiones,Ernesto B.P.D: Hoy, creo que te he comprendido 😉

  3. Me encanta leerte, maestro.

  4. Loiayirga dijo:

    Muy interesante este post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s