Respondiendo………

La libertad de expresión me concede el derecho a responder y como tal derecho es potestad mía el ejercerlo o no ejercerlo.
Los tiempos han cambiado y esta herramienta, llamada “blogs”, concede la libertad de expresar opiniones.

Basado en estas dos premisas me permito hacer algunos comentarios a las declaraciones realizadas por Dña. Gloria Quesada, a la sazón Directora General de Osakidetza, en el Diario Vasco del domingo 8 de junio del corriente año.

DV. Gloria Quesada lleva a gala ser «trabajadora de Osakidetza». La directora general del Servicio Vasco de Salud repasa el cuarto de siglo de vida del organismo que preside desde hace tres años.

Lo siento pero usted no es una trabajadora de Osakidetza, tal vez alguna vez lo fue.
Tengo que recordarle que Osakidetza es un “Ente Público de Derecho Privado” y usted pertenece a la parte de derecho privado de un Ente Público. Por lo tanto en esta empresa, que usted dirige, existen dos partes la Pública, formada por los trabajadores y la Privada formada por los mandos gerenciales, por lo que forma parte de la Gestión Privada. ¿Cual es su plaza ganada por oposición única forma de acceso a una administración pública?.

-¿Cómo se forjó el «sueño» al que se refería en su discurso de bienvenida al acto del 25 aniversario y que dio lugar a la creación de Osakidetza?
-Cuando me contrataron para Osakidetza recuerdo una reunión que tuvimos muchos directivos en la que uno de ellos empezó su intervención diciendo: ‘Osakidetza es un sueño’. Y comenzó a contarnos lo que entendía que tenía que ser para nosotros el proyecto de tener una sanidad pública vasca que sirviera a la ciudadanía…

Deduzco que es usted una contratada como directivo.
Algunos participamos de aquel sueño, más aún, trabajamos por él y lo hicimos realidad, no supimos valorar en su justa medida el desprecio y postergación de sabios veteranos, funcionarios de carrera transferidos.
Pasado el tiempo fuimos, los trabajadores de Osakidetza, despreciados y traicionados, al convertir la Sanidad Pública Vasca, en un “Ente Público de Derecho Privado”. Tal vez usted pueda explicarlo, por su proximidad a los hechos, pero un servidor ni como ciudadano, ni como trabajador de Osakidetza lo podrá entender.

-«El 19 de mayo de 1983 marcó un antes y un después en la sociedad vasca».
-Totalmente. Las primeras trasferencias fueron los hospitales del Tórax y el Instituto de Ginecología y Obstetricia. Más tarde se sumaron los psiquiátricos, los centros dependientes del Insalud… El objetivo era lograr que pudiesen convivir todas las organizaciones bajo un mismo sistema. Se trataba de hacer una empresa nueva con unas herramientas de gestión distintas. Desde entonces, el Servicio Vasco de Salud ha avanzado enormemente. Al principio había muchas diferencias entre los centros. Se notaba que pertenecían a instituciones diferentes y cada uno tenía su propia forma de trabajar.

Esto que usted manifiesta se conoce como adjudicarse méritos que no le corresponden. Fueron otros los que lo hicieron, con otras actitudes, con los que una gran mayoría de trabajadores de Osakidetza colaboramos.
Ciertamente hay un antes y un después, pero no solo por lo que significó Osakidetza, cuando en su preámbulo primero dice “…es un servicio vasco de salud….”, si no que en el desarrollo histórico de la institución, hay un antes y un después.
Los que estubieron antes lo organizaron y desarrollaron, los que vinieron después lo han traído hasta nuestros días y es penosa la comparación.
Si quiera sea por dignidad, mencione y reconozca los méritos a cada cual.

-¿En que sistema se inspiraron?
-Lo que hicimos fue ver cómo se trabajaba en los países del entorno, tanto en Atención Primaria como hospitalaria. Buscábamos un modelo nacional de salud que ofertase condiciones de igualdad, equidad y calidad para toda la ciudadanía.

Sra. Quesada, me da la sensación de que usted no andaba por aquí. En lo que respecta de lo que conozco, la Atención Primaria, el único referente que teníamos era el Sistema Nacional de Salud inglés, las experiencias de Cuba, Puerto Rico y Canadá, los Paises Nórdicos nos quedaban lejos, por diferencia en los recursos destinados. Sra Quesada ¡nos lo inventamos todo, adaptamos lo que pudimos!. En los inicios La Atención Primaria (AP) lucía una orgullosa “S” “de Salud” (APS), hoy usted misma la suprime y una vez vaciada de contenidos han transformado los Centros de Salud en meros ambulatorios de los años 60 y 70.
Conceptos como equidad, igualdad o calidad, no tienen el mismo significado para usted que para mí.

-Todos los directivos han comentado en los últimos días la «ilusión» con que se empezó el proyecto, pero también su «complejidad». ¿El sueño ha tenido muchas pesadillas?
-Una empresa del tamaño de la nuestra, donde trabajan cerca de 30.000 personas es compleja por definición. En todo caso, hablaría más bien de problemas. Hay que tener en cuenta que hemos ido creciendo en prestaciones y después en exigencias. Lógicamente la sociedad avanza. El paciente es cliente y es un cliente que pide, como también lo hacen los trabajadores.

Sra. Quesada, usted no responde a la pregunta. El número de directivos que quedan de los momentos iniciales son muy pocos, pregúnteles como en aquellas épocas teníamos comunicación directa incluso con el consejero de turno. Le pueden explicar las mil y una improvisaciones que hacíamos y la complicidad que compartíamos, incluso alguno le podrá relatar como detraíamos material de un lugar para llevarlo a otro, mientras ellos miraban para otro lado, por cuestiones de inmovilidad presupuestaria.
Sra. Quesada, le preguntan indirectamente por la desmotivación. La mayor parte de los trabajadores de Osakidetza que hemos recorrido la misma biografía estamos entre los 50 y 65 años y conformamos unas generaciones que apostamos por un modelo, esta oportunidad de contar con un impulso generacional no se repetirá en décadas. Colaboré con Osakidetza hasta el año 95, en todo para lo que me solicitaron. En los últimos 13 años he visto a mi superior en tres ocasiones, para la más absoluta nimiedad debo de solicitar audiencia y jamás se me ha preguntado “¿que tal estás?”. Despilfarrar este recurso en los momentos de máxima experiencia, es cuando menos una estupidez supina. No reconocer los motivos de su desmotivación y por tanto estar incapacitado para su corrección, define la capacidad de nuestros dirigentes. ¡Usted verá!
Sra. Quesada, cuando confunde e iguala paciente con cliente, deduzco que usted no es médico, cuando menos asistencial, es decir, de los que trata con enfermos. Por respeto a los “pacientes enfermos” no los llame “clientes”, porque estos son otra cosa, es posible que los clientes le voten, pero es más difícil que los “pacientes enfermos” tengan ganas o fuerza suficiente para votar. ¡Por favor un respeto!.

-¿Cómo valora la evolución del servicio sanitario vasco?
-Muy favorable. Me acuerdo perfectamente de cuando iba al ambulatorio y salía una enfermera gritando ‘recetas’. Las cosas han cambiado muchísimo, lo que ocurre es que no nos acordamos. La oferta sanitaria de hoy en día es amplísima. Yo todavía recuerdo cuando nadie quería ir a los hospitales públicos.

Fíjese en la pregunta. Ni el periodista reconoce el concepto de “servicio vasco de salud”, lo confunde con “servicio sanitario vasco”, ¡y a usted le da igual!
Sra. Quesada, ¡es usted la Directora General del “Servicio Vasco de Salud”!, si usted no sabe lo que significa “¡apaga y vamonos!”. Si después de 25 años, ni el peridista que prepara la entrevista, ni su gabinete de prensa, ni usted, son capaces de diferenciar entre “servio vasco de salud” y “servicio sanitario vasco”, cuanto menos lo diferenciará la población general, esto es en sí mismo un gran fracaso.
Los que hemos utilizado siempre el servicio público, tanto como pacientes o como trabajadores nos acordamos perfectamente y además no lo podemos olvidar porque todos los días realizamos las mismas tareas. Es cierto que han cambiado las formas, pero el contenido de realizar las recetas del privado del Igualatorio Médico Quirurgico siguen igual y esto supone otro fracaso.
Su política de privatización, conocida como concertación, aumenta la confusión. Usted sabe perfectamente que es absolutamente ilegal realizar recetas de las consultas privadas, al igual que derivar pacientes del servicio público al privado. Pero su política genera tal confusión, en una población que interesadamente se mantiene desinformada, que los Centros de Salud actuan en este momento actual igual que los ambulatorios de los 60, pero con cita previa. ¿Ha preguntado usted a los pacientes, para usted clientes, si quieren figurar en su banco de datos?
No presuma de que la población no quería ir a los hospitales públicos, en poco tiempo , con su política de privatizaciones partirá el servicio con la creación de una nueva Beneficencia para pensionistas y mileruristas, mientras otras clases acceden a sus privilegios. Según sus principios se cumple el principio de que la ley es igual para todos, pero los hay que son más iguales que otros.

-¿Qué ha cambiado?
-La calidad. Conseguimos ampliar el concepto de calidad al resto de prestaciones, no sólo a las sanitarias. Fue cuando nos planteamos que no sólo había que mejorar la comida si no también la presentación, el poner dietistas, habilitar un sillón de acompañante…

El trabajo de nuestros gestores y su capacidad resolutiva está en tela de juicio, aunque aparenten estar abrumados por la responsabilidad. Cualquiera que haya trabajado para Osakidetza o haya utilizado sus servicios durante los últimos 15 años, se ha percatado del deterioro de los servicios (sanitarios en exclusiva). Sin embargo durante este tiempo han recolectado todo tipo y categoría de “Qs”.
Cuando la realidad no se corresponde con la apariencia es que hay trampa.
Las unidades administrativas de los Centros de Salud, no dependen del centro si no del TRAC (Tecnico responsable del area del cliente), otro jefecillo que debe justificar su sueldo.
La relación médico-paciente es la unidad funcional sobre la que deben de girar todos los servicios, esta unidad puede ser favorecida u obstaculizada. Podría responder a la siguiente pregunta en relación a la calidad y a las “Qs” obtenidas:¿El entramado burocrático, las cascada de personal interpuesto, facilitan o entorpecen la relación médico-paciente?

-El Servicio Vasco de Salud ha sido históricamente un ejemplo a seguir para el resto de comunidades. Sin embargo, en los últimos años parece que las diferencias se acortan. ¿Considera que Osakidetza todavía es el referente?
-Sí. Lo que pasa es que nosotros no somos grandes vendedores para fuera. Todas nuestras prestaciones tienen un nivel calidad muy alto. Puede que algunos hospitales de fuera despunten en servicios concretos, pero en conjunto seguimos siendo el ejemplo a imitar.

Pero esto no es mérito de las direcciones, si no de la calidad de los recursos humanos que han dilapidado.
Pongamos un ejemplo, en tamaño nos parecemos a Chicago, pongamos que quieren contratar servicios de tan alta calidad. ¿A quien contratan a la dirección o al personal?

-«Osakidetza es una misión». ¿A que se refiere?
-A que en este momento tenemos recorrido suficiente como para aspirar a ser un referente europeo.

Y un apostolado, una vocación, una entrega….
¡Has viajado poco!
Por ahí fuera saben que el primer reconocimiento que reciben los profesionales por su trabajo, es el correcto pago de los honorarios.
Andaros listos porque por estas tierras, el último apagará la luz.

Sustituciones
-¿Cuál es el futuro hacia que debe caminar la sanidad vasca?
-Para crecer cualitativamente debemos de caminar hacia la innovación sin olvidarnos de la calidad.

La Sanidad vasca está en manos del departamento y Osakidetza carece de competencias.
Tu respuesta es retórica porque careces de mimbres para recomponer el cesto.

-En cualquier caso, hay retos concretos a los que hay que hacer frente de manera inmediata, como la reducción de las listas de espera.
-Por supuesto. De hecho, nos hemos comprometido a tener una demora máxima de treinta días en la mayor parte de las especialidades. Una parte de la calidad es precisamente responder de una manera rápida a la demanda sanitaria.

¿En el público o en el privado?.
Si te da igual quién lo haga, es posible que lo consigas. De hecho a tus clientes les podrás argumentar que da igual.
A mis pacientes ¡No!, entre ellos y yo decidiremos donde les conviene más y mejor, porque todo el monte no es orégano.
La existencia de contratados sin cualificar para realizar tareas específicas en el servicio privado está muy extendida y lo debes de saber mejor que yo. ¡Esto es calidad!.

-Otra realidad es la falta de personal sanitario. ¿Cómo piensan solventar esta carencia?
-En el caso del País Vasco podemos hablar de una escasez relativa, porque no es lo mismo el hecho de no poder mantener abierto un centro por falta de personal, que tener unas limitaciones a la hora de hacer sustituciones. También es cierto que hemos aumentado la plantilla estructural.

Pero la plantilla no ha crecido en la misma proporción que las prestaciones ofertadas a tus clientes. Si tu intención es reducir las listas de espera…..y con calidad, algo falla en esta argumentación, tal vez cuentes con los mismos para hacer el doble. ¿Cuantas plantas, quirófanos, retraso de citas, se producirán este verano? ¿Cuanto tiempo se tardará en restablecer la normalidad? ¿Es acaso posible la “normalidad”? ¿Cuanto tiempo puede un “sistema” soportar un rendimiento del 100%?
Mencionar la plantilla estructural es todo un detalle, si mandamos a sus puestos de origen todas las comisiones de servicios en la hipertrofiada estructura administrativa, hemos solucionado el problema numérico, pero pondremos de manifiesto el problema de la carencia de espacios físicos, pero si es que no cabemos.

-Y las bolsas de trabajo se han quedado sin personal.
-Nosotros no podemos generar más especialistas aunque queramos. Es un problema que tiene el Ministerio de Educación. De hecho, Osakidetza se queda con casi todas las promociones. Lo que ocurre es que el verano es un periodo donde la mayor parte de la plantilla quiere coger vacaciones y tenemos problemas puntuales en algunos centros para sustituir al personal.

Esto es absolutamente falso, solo se oferta el 50% de la capacidad docente de Osakidetza.
Pues que salgan los jefes, que también son médicos, a cubrir las vacaciones, porque según expresas entiendo que la culpa es de los trabajadores por coger vacaciones y del Ministerio de Educación. Ya entiendo que no te cabe ninguna responsabilidad.

-La oposición critica que el euskera limite la contratación.
-Lo cierto es que no nos ha quedado ninguna plaza sin cubrir por este tema. Lo único que le puedo contestar es que nosotros tenemos que cumplir una serie de normas y los hacemos.

En este tema, como en tantos otros, en esta empresa rige la ley del embudo, eqivalente al poder terapeútico del euskera, que vale más que un doctorado en Oxfor.

-Hay comunidades como la catalana que han reconocido públicamente que ha tenido que recurrir a personal sanitario extranjero ante la falta de especialistas. ¿Es el caso de Euskadi?
-No. De momento, no tenemos una carencia como para plantearnos acudir a otros países.

Está preocupado el periodista, no sea que tenga que aprender polaco.
Como respuesta a una contratación: una recien especializada se negó a unas determinadas condiciones abusivas y obtuvo por respuesta del gerente de turno:”..pues si no lo coges contrataremos a un polaco!!”. También se ha dado el caso de casi contratar a una mejicana recien graduada para hacer pediatría, por suerte no se consumó, pero no por falta de intención.

-Es evidente que se ha producido un aumento importante en el abanico de prestaciones ofertado por Osakidetza, pero ¿dónde está el límite? Las operaciones de cambio de sexo, por ejemplo, todavía no se incluyen.
-Pero se está tratando. Lo que no quiere decir que vayamos a incluir la reasignación de sexo dentro del catálogo de prestaciones.

Esto será noticia de primera página cuando se oferte, con fotos incluidas, pero el número total de candidatos es irrelevante comparado con el número de pies diabéticos en alto riesgo y en todo Osakidetza no hay una sola unidad dedicada al “pie diabético”. Es de comprender que la complejidad y la necesidad de especialestas en torno al pie diabético es muy superior al de cambio de sexo y genera menos notoriedad.

-Saturación de las urgencias, llegada de inmigrantes, aumento de los seguros privados ¿Hacen falta más inversiones en la Sanidad?
-Tenemos que ser conscientes de que cada euro que gastamos se deja de invertir en otro sector. Es evidente que todo se puede mejorar, pero la sanidad vasca funciona bien. El nivel de inversión es muy importante y creo que se están haciendo las cosas de manera muy coherente.
Opina (No se olviden de que se me invita a opinar)

¿Tu primera frase se refiere a que los recursos son limitados? ¿Son limitados para todos, o para unos son más limitados que para otros?
Observo con sorpresa que determinadas ofertas de trabajo complementario, peonadas, guardias de puerta, etc, son ofertadas a los “buenos”, entendiendo estos por los adora peanas. De la misma manera se ofertan concertaciones a los adictos. Todo indica que los hay mas iguales que otros.
Sobre el buen funcionamiento de la sanidad vasca y la limitación de recursos, tengo que recurrir a la pomposa referencia que has hecho en otro medio sobre la reducción de los cupos en A.P.(ya no de salud)a 1.500 personas por médico. Debieras de saber a que destinan el tiempo los médicos de A.P., realizamos tickets descuento (recetas públicas como privadas), damos justificantes de no asistencia al trabajo, justificantes de no asistencia al colegio, volantes de interconsulta a centros concertados-privados de forma reiterada de los que no obtenemos respuesta, llenamos las tablitas-puzle del osabide, contestamos a los requerimientos de la inspección, soportamos las desautorizaciones de las mútuas, asumimos que los errores del osabide son por mal uso nuestro, permanecemos bajo sospecha permanente de despilfarradores, nos esforzamos en decir ¡No! a los pacientes a los que antes o después les decís que ¡Si! y el resto del tiempo hacemos lo que nos dejan.
Utilizar a un licenciado superior con 6 años de formación, más 4 de especialidad y 10 de experiencia con unos cupos de 1.500 por médico, es un despilfarro que no tiene parangón en ningún lugar del mundo.
Usted debe de saber el número de pacientes que asumen los médicos de Inglaterra, Francia, Alemania y el largo etc. del resto del mundo. Por favor no presuma de ser referente europeo, que me hará sentir vergüenza ajena.
Ahora tocaría que, desde la optica positivista, le indicara algunas de las medidas, a mi juicio, beneficiosas para la corrección de este despilfarro ya que los recursos son limitados, pero es el caso de que no me pagan para ello, para eso la que cobra es usted.
Su coherencia no puede ser esta concatenación de dislates, su coherencia es otra y a usted le corresponde aclararla, sin olvidar que los pacientes solo son pacientes, no son además tontos.


Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ...y no nos dejes caer en la tentación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Respondiendo………

  1. mfyc dijo:

    ¡Ole tus c…s!, Se puede decir más alto pero no más claro. Esto que cuentas sucede en todos los servicios autonómicos de salud.Lo triste es que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s