El acuerdo entre las partes o "No llores por mí,……"

¿Que hay de nuevo viejo???

Que nadie interprete esto como una crítica destructiva, pero se han preguntado:

¿Cual es el perfil de los ciudadanos a los que debemos organizar para el trabajo?

¿Les sirve la última perla de los que parece que se van, que no es otra que la adjudicación del nivel IV de la carrera profesional y a los que se les adeuda una pasta del complemento?

Viejos, desencantados, incrédulos, despreciados y de los que únicamente una minoría obtiene beneficios de la situación caótica en la que nos encontramos.

El acuerdo entre las partes

Como presentación transcribo la parte del acuerdo que nos puede interesar.

En el aspecto sectorial y referido al ámbito de la sanidad acuerdan:

– Adopción de medidas para el refuerzo del personal sanitario, tanto médico como de enfermería y matronas.

– Elaboración de un mapa de necesidades sanitarias, evaluando las carencias en prestaciones, infraestructuras, equipos y materiales, personal sanitario de atención directa al paciente con especial atención a la atención primaria, listas de espera, etc.

– Cuantificación del Plan y traslación a los Presupuestos Generales de 2010 para su puesta en marcha, con el objetivo de superar el deterioro sufrido por la sanidad vasca en los últimos años.

– Impulso de un nuevo hospital en Vitoria, así como reestructuración de los existentes al objeto de atender y completar las demandas de media y larga estancia hospitalaria.

– Dotar a la ciudad de Eibar de un hospital de media-larga estancia.

– Construcción del hospital de la Margen Derecha, que debe tener plena capacidad asistencial.

– Construcción de los centros de atención primaria cuya ejecución está prevista y retrasada en los tres territorios históricos.

El documento está plagado de momentos mágicos.

Inicialmente se trata de una muestra de buenas voluntades sobre tres pilares, el apoyo al personal, el inventario y los edificios.

Todo parece indicar que los autores hicieron pira de “barrio sésamo” cuando nos enseñaron los términos:

“hay-no hay”,

“se puede-no se puede”,

“todo para ti, pero sin ti”,

“adelante-atrás”,

“aguanta que pintan bastos”,

“no corras que es peor”,

“si no lo hiciste en otros sitios lo vas hacer aquí ahora”,

“pinta todas las paredes del mismo color”

“uno mas uno es igual a uno en cualquier sitio”

“uno por uno es la mitad de dos”

“me gusta el verde, que valle mas bonito, es diferente a que verde era mi valle”

“siempre jugando con las galletas es igual a más de lo mismo”

Como se ve faltaron a todas las clases o bien nunca estuvieron matriculados.

Vayamos por puntos:

-Refuerzo de personal sanitario.

Es una gran idea.

Supongamos que la edad media del personal facultativo sea 47 años, me parece estupendo que se nos apoye en los próximos años dotándonos de medios mecánicos como sillas de ruedas o patines para los más jóvenes, muletas o letras más grandes en los ordenadores, sillas con mecanismos hidráulicos y ese largo etc que la tecnología nos deparará.

Por otra parte la reposición de las piezas posibilitará una red industrial creciente.

No conviene perder el tiempo en buscar recursos humanos, los de debajo de las piedras ya los consumieron los anteriores.

-Momento inventario y presupuestario.

Llevan un cierto largo tiempo recordándome que este país debe de mejorar su productividad, lo que entiendo que significa que es una manera de abaratar los costes ya que si produzco más por el mismo precio el producto cuesta menos y nos hace más competitivos.

Llevan algunas décadas en la oposición, todos los años hay debates generales y particulares, pero a estas alturas necesitan hacer un inventario.

Para estas alturas ya debieran saber quienes y cuantos disfrutan del momento Cenicienta, ese que a las 13 horas hace desaparecer al personal de su puesto de trabajo público para instalarlo es su privada, o la cuantificación del momento Blanca Nieves, ese que se refiere a la multiplicación productiva por siete, como los enanos ayudaban a Blanca Nieves, en los quirófanos de los concertados.
No se debe de olvidar el momento Ulises, siempre en camino a casa, para reequilibrar la cartera de servicios a los recursos existentes, frente a los abonados a momentos Cleopatra, sí a todo Julio Cesar, en los que tanto da verruga que neo de pulmón.

En este momento inventario y presupuestario hubiera sido aclaratorio saber en el modelo en que nos vamos a mover, madrileño-levantino, extremeño-andaluz o un mixto auténticamente revolucionario y rompedor.
Conocer si subsistirá el osabide o será relevado por un Linux, Abucasis, OMI-AP o Diraya; saber si la gestión privada de Osakidetza se suprimirá o se potenciará por la gestión de empresas privadas. En fin unas de tantas incógnitas que quedan pendientes de un inventario y unos presupuestos sujetos a rentabilidad.

Llegamos finalmente al momento edificios.

Tres hospitales, dos de media-larga y uno de prestación total, además de centros de salud.

Si se hacen se paliará el paro, una vez hechos se llenarán si antes de hacerlos no están ya llenos, el personal no cualificado también paliará el paro, pero desconozco de donde se habilitarán las personas cualificadas para prestar la asistencia.

Pero todo tiene solución, pagado por la industria de la máquina herramienta he viajado a Japón para estudiar el posible mercado y aplicación de determinadas herramientas en nuestro medio y me he traído este catálogo.

Uniformes para personal facultativo, ambos sexos, intercambiable, en Atención Primaria.

Personal facultativo, unisex, única diferencia en las pinzas, hospitalario

Personal del área administrativa.
Con conexión inalambrica y movilidad autónoma, programados para jamás decir “no”, pero que saben decir “ocupado”, por lo que superan a los humanos.

Tutor para docencia y residente, con objeto de asegurar el futuro, pasan visita simultaneamente.

Modelo auxiliar, ideal media-larga estancia y pacientes con edad.

Bonita máquina reciclable y reutilizable en cualquier sitio, modelo “Gehisa”, de agradable trato, recargable de larga duración.

Agradable acompañante, también recargable ideal para la “ley de dependencia”.

Facies en escucha, para agilizar la entrevista clínica.

Modelo guarda-jurado, ideal para desmanes, amortizable en cinco días, precio según número en el pedido.

Resuelva el problema de las urgencias con este útil modelo, resolutivo, con piezas intercambiables, con pilas autocargables por luz artificial, que le solucionará todos los problemas sin despeinarse, ahorrese esos molestos pelos largos que todo lo atascan.

Para terminar la estrella del catálogo, especial para resolver los momentos Cenicienta, por su rapidez, evitando los atascos y ubicandose eficazmente en los múltiples destinos laborales a la simple voz de ¡¡UUPP!!.
Muy eficaz en momentos Blanca Nieves, su velocidad y precisión de movimientos es diez veces mas eficaz que los humanos.
Rcargable con pilas de litio de larga duración, amortizable en tres meses y negociable en su financiación, facilidades de pago.


Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Osakidetza news. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s