Al parecer tuvo que ser un meteorito el que acabó con el mundo de los dinosaurios.

Comienza su actividad un nuevo Consejero de Sanidad en la Conserjería.

Me da para pensar una breve historia que en cualquier caso es una fábula de mi imaginación.

Corrían los años de una asociación entre PSE y PNV para la administración y gobierno de esta pequeña comunidad. En aquellos años era el responsable de las cuestiones sanitarias Jose Manuel Freire.
Me malicio que el actual lehendakari, Patxi Lopez habló con Freire para proponerle que se hiciera cargo del cargo, pero el ahora, entre otras cosas, blogger declinó la invitación.
Nuevamente en la incertidumbre Patxi pregunta a Josema:
-¿Y quién podría, en tu valiosa opinión, reunir las condiciones?
Josema no duda un momento, recuerda la discreción, buen hacer, prestigio y conocimiento, de quién fue uno de los mejores colaboradores de su labor en la Conserjería y responde:
-Nadie mejor que Rafael Bengoa.
(Hasta aquí la fábula)

No puedo afirmar que conozco personalmente al conocido como “Rafa”, “Bengoa” o “Rafa Bengoa”, aunque mis amigos me dicen que coincidí con él.
Lo que puedo afirmar es que he oído hablar de él desde que en los inicios de los 80 la administración vasca comenzó su desarrollo y lo que he oído siempre ha sido bueno.

Buen conocedor del departamento, cuando los objetivos y las formas no las consideró adecuadas, discretamente desapareció sin pedir nada a cambio.

Son tan grandes las diferencias con el saliente como las de sus diferentes fenotipos.

El “¡sácame guapo! frente al “¡vamos a dar una vuelta!”

Pero en este tiempo Rafa ha desarrollado ideas, se ha hecho blogger y las ha plasmado en negro sobre blanco y las ha difundido en público. Para saber como piensa y cuales son sus ideas resulta imprescindible un paseo por sus trabajos y los de sus colaboradores, de esta manera podremos intuir lo que tratará de hacer, entender los cambios que se pueden producir.

Efectivamente en nuestro modelo tecnológico somos capaces de clasificar a los pacientes con las mil y una etiquetas que nos permite el CIE-9 o el 10, pero el desarrollo de las terapias está en la fase de paliar los sufrimientos, seguimos sin curar casi nada. Los pacientes entran en el sistema y se les clasifica mejor, pero las altas, las salidas de la caja, son mínimas, por lo que los colectivos de crónicos crecen sin cesar.

Un cambio en la planificación y dinámica de los servicios, desde su actual situación médico-tecnológica al de la nueva dinámica centrada en las necesidades-pacientes ya se está desarrollando en otras geografías.
La idea es ilusionante.
¡Me gusta lo que he leído!………………………………………………………………………………
…pero en mi entorno se me antoja el meteorito que acabe con los dinosaurios.

¡Vamos a por ello!


Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sistemas sanitarios. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Al parecer tuvo que ser un meteorito el que acabó con el mundo de los dinosaurios.

  1. Anonymous dijo:

    Me alegra verte ilusionado ante el cambio. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s