…………….y apareció la: ¡LOCURA!!!!

He comentado en otras ocasiones “los avances informáticos”, que de la forma irracional en la que están concebidos, en menos tiempo que más, nos llevarán a la ¡LOCURA!!!

Estamos ya inmersos en la siguiente fase, la de los despropósitos secundarios a la incompatibilidad de los mil y un programas existentes, todos diferentes, orientados cada uno a sus servicios de gestión y gerencia, sin norte o cuyo único horizonte es contar y aun así cuentan mal o no saben otros como contar (deducido de uno de los acuerdos de la interterritorial, que desconoce cuantos somos en el sistema, a título de ejemplo).

Observo desde mi mesa, que estamos trabajando con cuatro sistemas, el primero Osabide, de relación directa, el segundo la documentación que ha sido transferida a soporte informático de las asistencias hospitalarias de Osakidetza, el tercero el acceso informático al hospital con el que Osakidetza tiene concertados determinados servicios, el cuarto el sistema que se ocupa del control de la I.T. del I.N.S.S. con el que mantengo relaciones indirectas.

Todos ellos incompatibles entre sí y por tanto consumiendo recursos, por duplicidades o triplicidades, por infrautilización, con mantenimiento de conductos paralelos, por detracción del recurso “tiempo” de las funciones adecuadas, sin evaluación de costes.

A su vez cada programa soporta subprogramas autónomos, como puede ser el control de la I.T., el de la C.L.T., el de visitas, etc. Curiosamente son subprogramas duplicados o triplicados pero diferentes, entre cada uno de los programas con los que mantengo relación.

Lo que inicialmente consideré una anécdota comienza a tomar consistencia de rutina de la siguiente situación:

Paciente al que se le da una I.T. por un motivo propio de A.P., “dolor de hombro”, en el transcurso del estudio (Rx), inicial tratamiento y posterior remisión al traumatólogo, sus lista de espera y consecuente perdida del paciente, aparece un cuadro de afectación del ánimo que requiere la remisión a su C.S.M. y consecuente perdida del paciente, con quien únicamente se mantiene la relación de la renovación de los periodos de I.T. y los correspondientes tickets descuento, en ocasiones rojos, en ocasiones verdes.

Tal como van las cosas, en el domicilio del paciente se recibe una carta certificada donde se le cita a una determinada inspección de su I.T., en la misma se le solicita respuesta a si puede o no trasladarse y en caso de que no pueda diagnostico médico del motivo y fiema del facultativo, en el anverso del folio especifica que el informe médico se realizará a solicitud de la inspección. Pero todo esto da miedo y es causa de consulta, una o más.

En fecha de citación el paciente acude y le informan de que le volverán a citar.

Los “listos” del correcto uso del Osabide, instruyen que en este caso se debe de cerrar la baja por “dolor de hombro” y abrir una nueva con el nuevo motivo.

Por el contrario el programa del I.N.S.S. soporta una segunda, tercera y posiblemente más causas motivo de la misma I.T.

Compárense el número de recursos humanos y temporales, sin olvidar los recorridos de los impresos por cuadruplicado, consumidos por ambos programas.

¿Quién es el “listo”?

Por no aburrir no repasaré la relación con los otros programas, excepto el anuncio como “gran avance” de la posibilidad de imprimir al altas en informes del soporte informático del programa hospitalario de Osakidetza conocido como “Global Clinic”.

¿Pero para que “coño” tengo que gastar papel, tinta y tiempo, si estoy en un soporte informático???

Debe ser que para introducir correctamente la C.L.T. de los tickets descuento de colorines correctamente, al no poder cambiar de pantalla y ser necesario cerrarla, sea necesario imprimirlo para copiarlo a mano o bien para cerrar la baja previa y abrir la nueva, pero en este caso los diagnósticos de las altas e informes deben ceñirse al C.I.E. y esto ya es arena de otro costal, porque no suelen corresponder.

Por si esto no fuera suficiente, hay compañeros liberados para eso de “la innovación”.

¿Será en como ahorrar?

¡Sería rompedoramente innovador que renunciaran a sus emolumentos!

Con mis mejores deseos, mientras tanto seguiré cantando:

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia Clinica Informatizada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s