¿Es sostenible el Sistema Nacional de Salud?.

Si tratásemos de buscar una pregunta que resumiera el debate actual podría ser: ¿Es sostenible el Sistema Nacional de Salud?.


Esta pregunta pone de manifiesto muchas cuestiones no bien resueltas o asumidas, problemas aparentemente incompatibles, modelos sociales y administrativos, estructuras económicas, concepciones de mercado, tensiones por protagonismo y larvadas competiciones políticas. Resumiendo, un debate complejo con muchos frentes.

Oí hace unos 17 años afirmar a un responsable superior: “…si el sistema fracasa y se hunde no importa mucho, deberá ser sustituido por otro” y no le faltaba razón, también traduce la edad de la anécdota que el debate es antiguo, con fases de mayor y menor intensidad, asociado a los ciclos económicos de penuria y abundancia.

En el momento actual este debate viene cargado de perversión.

Es evidente que los partidos mayoritarios en sus autonomías controladas manifiestan modelos asistenciales diferentes, todos modelos mixtos más o menos inclinados hacia la privatización, con hábitos de gestión similares, organizados los servicios como oficinas autónomas dispensadoras, con departamentos de “recursos humanos” dirigidos por ingenieros en sistemas organizativos, con un personal humano progresivamente envejecido, deficitario sin uniformidad en condiciones laborales pero la mayoría “estatutarios. Esta rigidez es en sí misma un peligro para la sostenibilidad de una estructura que debe de adaptarse con rapidez a situaciones cambiantes. A la vez esta rigidez constituye una ventaja en el mantenimiento de los bajos costes de personal, al comportarse como un monopolio con los salarios mas bajos de Europa, razón por la que el coste no puede ser atribuido a los gastos de personal.

En este momento de penuria se trata de ahorrar a cualquier precio, lo que significa detraer recursos del sistema, bien sean materiales, económicos o humanos. Además si el porcentaje del P.I.B. destinado a sanidad se mantiene fijo, al disminuir el P.I.B. total, el destinado a sanidad lo hará de igual manera, lo que añadido al objetivo de ahorro que se haya establecido supone una merma de recursos muy considerable.

Si el punto de partida inicial es un porcentaje del P.I.B. de los mas bajos de la U.E., en torno al 7-8% (optimista que soy), más la detracción del objetivo de ahorro y el derivado del descenso del P.I.B., la insuficiencia de los recursos está asegurada, es evidente que la sostenibilidad del S.N.S. no es prioritaria para nuestros dirigentes políticos, sin distinción del bando

No es posible mantener la cantidad ni la calidad de los servicios si no se mantiene el gasto de sus costes.
En fases de penuria con disminución del P.I.B. se precisa una redistribución de los porcentajes destinados a los servicios en función de un ranking de necesidades, obligatoriamente deberán estar priorizados y será esta priorización del destino de los recursos el factor diferencial entre las diferentes opciones políticas.
Desde esta perspectiva la sostenibilidad del S.N.S. será una decisión política no sujeta a cuestiones partidarias, de lo contrario se manifestará en las autonomías que cada uno controla.


Pero todo esto hace décadas que se inventó y sin embargo nadie lo ha recordado ni puesto en práctica, ¡prepotentes que somos!!!




La importancia de las circunstancias económicas.

Entendí que la crisis de los ochenta se correspondió con un modelo industrial del anterior régimen que requería modernización, la de los 90 no la entendí bien si fue tecnológica de globos o algo similar, pero la que no acabo de comprender es la del 2008 que nace en las “surprimes” y es estructural.

Según entiendo en este mundo globalizado existe un “mercado” en el que confluyen especuladores usureros y necesitados de dinero (oferta-demanda) y que en función de su equilibrio “estable” mantienen el “progresivo desarrollo”; que los precios de las cosas mantengan un cierto equilibrio, que la importancia de dinero y recurso   (humano, fuerza de trabajo, materia  prima, valor añadido, etc.) sea en cierta forma equivalente.
En este equilibrio y para un fulano de barrio, lo normal sería que los necesitados (demanda) engañaran a los especuladores usureros (oferta) y de esta manera aliviaran su necesidad.
Es sorprendente que los que generaron productos contaminados fueron los especuladores usureros (oferta, la pasta) que se los colocaron a los necesitados, (demanda) que no les ha servido para nada y ahora se los van a cobrar dos veces, la primera cuando por la caída de las bolsas en 2009 los gobiernos facilitaron multimillonarias cantidades para que las entidades bancarias mantuvieran su actividad(cosa que no hicieron), la segunda por el pago de la deuda pública generada por los gobiernos para mantener sus servicios(interés), objetivo final adueñarse de los recursos a bajos precios, si solo fuera esto ni tan mal, pero es que además les ponen las condiciones de cuanto y como lo tienen que hacer.
Es evidente que los ciudadanos de estos países tienen condicionada su vida, su medio, sus servicios, su libertad y todo, por elementos ajenos, que ellos no han elegido y ya impotentes, les esclavizan con sus decisiones.

Ha tenido que ser un amigo el que con un cuento tomado de hechos reales me lo explicara.


Una de las cosas más tristes de nuestro tiempo es que ya no es posible la Geografía Imaginaria como fuente de financiación, aunque, si nos ponemos, quizás acabaremos pensando que sólo hay  Gabinetes de Falsos Países.

Esta alteración de la realidad con fines concretos se conoce como manipulación y debe ser mantenida hasta la consecución final del objetivo, que lo justifica todo, incluidos los imprescindibles métodos ( no hay nada nuevo, el ser humano se repite y se repite).

Recuerdo el “corralito” y la impotencia de los argentinos cuando vieron como se vendía su territorio a las multinacionales para pagar su deuda, mientras nosotros los listos afirmábamos que eran culpables por tener semejantes dirigentes. Todos bajo sospecha.

Recuerdo que son las mismas agencias de expertos, las que llevaron a Argentina al “corralito”, las que avalaron las “surprimes” y las que determinan quién sí y quién no tiene acceso a la pasta con menos intereses y quién los pagará de usura. Apropiación de voluntades.

Veo con estupor como se imponen condiciones draconianas a pueblos de gentes inocentes, sin preguntarles ni consultarles, modificando las reglas que ellos se adjudicaron, interfiriendo en vidas y bienes con el resultado de apropiarse de ellos. Esclavización.

Si es cierto que estas fuerzas no gobiernan, lo hacen los gobiernos para sus intereses. Son capaces de alterar la realidad desde su situación de impunidad, controlan y modifican las legislaciones a voluntad y no están sujetas a ellas. Carecen de límites geográficos, culturales, raciales o religiosos y no obedecen a los acuerdos internacionales, son EL PODER y el resto sus marionetas. Términos como justicia, igualdad, libertad, democracia, sostenibilidad, no son compatibles con las imposiciones derivadas de estos poderes.

Recuerdo cuando determinada dirigente de la O.M.S. comenzó con la gripe aviar y acabó metiéndonos en una epidemia de gripe mortal, con inversiones millonarias para parar a los “mortales estornudos” y “funerarias toses”, sin mas justificación que intereses espurios. Generar el miedo.

Primero la amenaza y siembra del miedo con culpabilización; debilitadas las voluntades solo queda administrar el miedo y las amenazas; para finalizar con la imposición de realidades ajenas.

En esta situación la sostenibilidad del S.N.S. está en claro peligro y es dependiente del deseo de los que controlan el “mercado sanitario”, fuerzas ajenas y superiores a la voluntad de los pueblos y sus gobiernos.

Habrá que recordar para reinventarse porque la situación no ha cambiado.






Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sistemas sanitarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s