Historias del “COPAGO”.

I Congreso de la blogosfera sanitaria

Silvina (S), mujer de 84 años, viuda. Vive con su hija Felisa (F), su marido Leónidas (L) y un hijo de estos, César (C). Comparten la vivienda de 70 metros cuadrados, ella ayuda en las labores de la casa.

La mala fortuna hizo que, tras tropezar en la alfombra de la entrada, diera con los huesos en el suelo y un tremendo ¡aayyyy!!! alarmó al vecindario. César salió de su habitación, en la que prepara el M.I.R con los test de la C.T.O. y la abuela sigue inmóvil, tendida en el suelo, “¡ayudenme a llevarle a la cama por favor!” exclama.
Silvina en la cama no se mueve, ni se queja, pero su extremidad acortada y la punta del pie girado hacia fuera, orientan al médico de emergencias y su medicalizada que se trata de una fractura de cadera, mientras César asiente.
Una vez en el hospital, dos días después el traumatólogo (T) de planta plantea:
T- Bueno, Silvina tiene la cadera rota y hay que operarle, por lo demás está bien, he hecho una hoja de consulta a anestesia, medicina interna, endocrinología por su diabetes, cardiología porque parece que tiene una arritmia y O.R.L porque tengo la sensación que no oye.
F- ¿Y es grave?.
T- La sordera no parece, el resto ya veremos, aun no tenemos datos, no les puedo decir más.
L- ¿Y cuando le operan?.
T- Me gustaría operarle pasado mañana, después de las otras valoraciones, no sea que tengamos algún problema.
C- ¿Y que tipo de prótesis le va a poner?
L- Es que el chico está preparando el M.I.R y está estudiando.
T- ¿Y que quieres hacer?
C- ¡Trauma!
T- ¡Que bien!. Ven por aquí que necesitamos gente, es más, mañana mismo te vendía la guardia y así pasado mañana le opero a Silvina.
C- ¿Y que prótesis le va a poner?
T- A esta edad la medicina basada en la evidencia y la empresa nos indica una orgánica simple, esta es la que ofrece la cartera de servicios para personas como Silvina.
L- ¡Ah! ¿Pero hay más?
T- ¡Sí claro!. Las tenemos de cerámica, metálicas de aleación, ultraligeras, las mixtas orgánicas con cerámica, aleación con cerámica, luego están los sistemas de fijación, cimentadas, atornilladas que permiten la reposición, con fijación prolongada, fijas, desmontables….
L- ¿Usted cual nos aconseja?
T- La medicina basada en la evidencia aconseja para Silvina, a la que hay que reponer la cadera entera porque el cotilo también esta afectado, una orgánica con fijación prolongada y adhesión de cotilo sintético. Coincide con lo que ofrece la cartera de servicios para casos como Silvina.
L- ¿Cuál es la diferencia?
T- Fundamentalmente el precio y la duración. La que ofrece la cartera de servicios va incluida en el servicio, las otras tendrían que pagarlas.
L- ¿Y cuanto valen?
T- 6.000€, un millón de las antiguas pesetas. Pero hay sistemas de financiación e incluso podrían obtener beneficios.
L- ¿Y como es que hay tanta diferencia?
T- La orgánica con fijación prolongada y cotilo sintético, es una guía de caña de bambú, con una pelota de golf que se fija con cinta aislante y el cotilo sintético media pelota de tenis reforzada. La verdad es que los pacientes quedan muy bien, sin dolores, viene a durar seis, siete años. Las metálicas son otra historia duran más de 20 años en el mismo paciente….
L- ¿Cómo que en el mismo paciente?
T- Esto está en relación con la financiación. Cuando ustedes compran una prótesis la empresa les considera accionistas de la franquicia. Imaginen que Silvina fallece en 10 años, en ese momento se extrae la prótesis y ustedes recuperan el dinero inicial…
L- ¿Qué hacen con la prótesis, la trasplantan?
T- No, la prótesis no se considera material de trasplante. Se vuelve a vender en otro mercado, actualmente China, aunque los países sudamericanos están empezando a demandarlas. Al fallecer el receptor, ustedes percibirán una cifra como la mitad de lo que paguen ahora, en este caso ya la prótesis suele terminar en un país africano. Como ve es una inversión y les advierto que son como el oro, nunca pierden el valor.
F- ¿Y cuando le tenemos que contestar?
T- Mañana sin falta, de lo contrario le pondremos la orgánica con fijación prolongada y cotilo sintético.
Una vez en casa y recuperándose de la noticia, Felisa se dirige a su marido:
F- Habrá que decírselo a su hermana.
L- A la tía Amparo ¡ni palabra!
F- Pero Leo, si la pobre se fue al viaje de novios con mis padres y no se han separado hasta hace dos años…..
L- ¡A la tía Amparo ni palabra!
F- Pero, ¿porqué?
L- No te das cuenta. La tía Amparo tiene dos caderas y una rodilla y son de las buenas.
(Cualquier parecido con la realidad es y será pura coincidencia)

Con la intención de arrancar una sonrisa a Rafa Cofiño y resto de preocupados.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias del Copago. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historias del “COPAGO”.

  1. Rafa C dijo:

    Sonrisa conseguida! (ademas de aprender muchisimo de protesis).Gracias JJ

  2. Pedro dijo:

    Ja Ja Ja, me ha gustado mucho, pero se me ha quedado la risa helada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s