En ocasiones las cosas se presentan como apariciones.

Parece mentira que mientras andaba dando vueltas a la revisión sistemática que nos aporta la situación real de insuficiencia argumental para la aplicación y uso indiscriminado de tecnologías en la salud, un tal Eduardo Punset, antiguo ministro con Suárez, actualmente dedicado a la intelectualidad nos trae a las pantallas de la segunda cadena de tve en su programa “Redes”, las aplicaciones de las tecnologías inalámbricas más conocidas como “salud 2.0” en un documental inenarrable.
Si el lector cuenta con 27 minutos le recomiendo que los aproveche viendo el video, después podrá aportar opiniones.
Para completar el marco les dejo este artículo aparecido en el NEJM:
Entre ambos elementos seguro que el lector es capaz de percibir lo que se conoce como “Totalitarismo salubristas”, “Mercado burbuja de salud”, “Santa Klaus health”, etc y situarse ante el futuro de la puro instinto orweliano, porque como se puede ver viene jodido para el ser humano. (Si bebes no follas, si follas no fumas, si fumas y follas pero no bebes no tienes tratamiento, si estás gordo del resto ya ni hablamos).
Pero falta el pequeño detalle de averiguar, en lo posible, quien pagará o de donde saldrán los euros que mantengan este invento,  que la O.M.S. tuvo a bien patrocinar sin encomendarse ni a dios ni al diablo, en el año 2005, como se recoge en el documento de “revisión sistemática” en su bibliografía, al más puro estilo gripe aviar y A, amparados por los más importantes estudios que cargaron de evidencias las medidas tomadas.
Como bien sabemos la sostenibilidad de los sistemas está en serio peligro, pero seguimos si saber la cuantificación del riesgo que suponen las inversiones en estas piñatas inútiles.
No contentos con estos juegos de feria nos montan servicios nuevos:
Esto es todo un avance de las nuevas tecnologías que favorecen una aproximación de los servicios, que ya fueron distanciados por imperativos burocráticos. Los conocidos como “nuevos espacios”.
He llegado a saber que por un millón de llamadas el coste viene a ser aproximadamente 1.250.000 de euros, pero de coste real 1.000.000, puedo estar equivocado en la interpretación pero viene a suponer un beneficio de 250.000 euros, que posiblemente se repartirán  entre la compañía telefónica y la empresa que presta el servicio, cuyo personal ha sido puesto por el monopolio Osakidetza.
Ha esto en mi barrio se le llamaba “pagar el servicio”, lo del copago a su lado una anécdota.
Me van a dar el mes estos capullos, primero ver el mercado de juguetitos que quieren vendernos, después aguantar el insulto de gilipollas que se desprende del NEJM cuando afirma que compraremos lo más caro, hasta llegar al “médico personal”, al más puro estilo “hospitalización a domicilio” (7 pacientes por día) y para terminar esta especie de carrera publicitaria con el más puro estilo marketing McDonals (con su Q de calidad) y tantos y tantos aprovechados mamando de la misma teta, no es problema ¡el globo reventará!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia Clinica Informatizada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s